¡Buen propietario.... Buen perro!

¡Buen propietario.... Buen perro!

Tal y como hemos dicho repetidamente, el Border Collie es, por definición, un perro de trabajo, pero esto no es exclusivo. Su inteligencia le proporciona la cualidad de la adaptabilidad que, con el propietario adecuado, puede hacer que la vida del perro mascota sea casi tan satisfactoria para él como el tipo de trabajo para la cual nació y fue criado. Así pues, al final volvemos a nuestra consideración del principio: la naturaleza humana. ¿Puede el propietario de la mascota comprender las necesidades de su Border Collie y mediar entre los instintos del animal y su medio ambiente? Si es así, entonces este perro de trabajo expertamente adiestrado puede convertirse en una mascota de la que podremos disfrutar. Como con cualquier raza, poniendo todas las otras posibles consideraciones a un lado, son los buenos propietarios los que dan lugar a unas buenas mascotas.